jueves, 15 de noviembre de 2018

MALENA 5.- RUTINAS




Malena respira hondo apoyada contra la puerta. 
Pese al control que ha conseguido aparentar tiene el corazón a mil. 
Sus propios latidos la ensordecen. 
Las manos se le humedecen. Las aprieta decidida y busca en el bolso sus zapatos.
 Se descalza y los cambia. Fuera tacones, fuera sofisticación, escenografía, teatralidad. 

Adiós a la mujer fatal. ¡Qué repugnancia! La rabia la ciega y tropieza con la pared de enfrente.
Uno de los discretos limpiadores la mira de reojo y levanta la cabeza altiva.
“Ni se te ocurra mirarme”- piensa.


Esa agresividad sólo la despierta él. Esa pasión, esa furia, ese descontrol… Esos sentimientos.
Alberto tuvo ese don desde el primer día. Él de afectarle demasiado y esto empezaba a durar demasiado. Diez años, es una vida cuando se está enamorado.

Baja las escaleras quitándose pendientes, pulseras, collares, anillos… Todo lo que se ha puesto ante Alberto con tanta ceremonia. Se pasa la mano enfurecida por los labios para quitarse su sabor. Ese sabor único de ese maldito egocéntrico que no consigue desprenderse del cuerpo.

Sale tras saludar al recepcionista con un movimiento de cabeza. Señala con el dedo hacia arriba y el hombre asiente. Mensaje captado. El cliente sigue en la habitación. Hoy no salen juntos.
Ya en la calle saca el móvil del bolso. Esa tarde merienda con las chicas y conociéndolas tendrá el whats lleno de mensajes. 


Cuando se encontró con Alberto, aún no habían decidido donde irían.
Otra de esas viejas costumbres de siempre, donde alguna sugería un cambio en la monotonía. 
Como cambiar de escenario para los encuentros para acabar invariablemente yendo al mismo bar de siempre, eso sí, nunca ocupaban la misma mesa que la semana anterior, si es que podían evitarlo e intentaban variar el día del encuentro. Cada semana corría un día, como los turnos de la fábrica, y la que no podía venir se lo perdía.
Al no ser que coincidiera que nadie podía ir, solían decir. Pero eso hasta el momento no había sucedido y de las cuatro que eran, siempre había un mínimo de dos. No se aceptaban nuevas adeptas al clan. Ya lo habían probado y era desastroso.
Amigas, familias, parejas o hijos, fuera de la cita.
Era el momento de explicarse las batallas semanales y todas conocían los secretos de todas. O casi todo. Siempre había informaciones que se guardaban para la más comprensiva y por extraño que le pareciera, esta persona era Malena.
La gran guardiana, como la apodaban. Ella sabía más de lo que quería. Según la mirada de sus amigas o hermanas, como se llamaban entre sí, llegaba hasta el fondo. La única capaz de no juzgar y no pestañear ante el más grave crimen. Quien mejor mantenía la calma en las crisis.
Sus consejos eran los más buscados.
Perdida en sus pensamientos siente que el bolso vibra. Busca a ciegas el móvil y tropieza con montones de tesoros olvidados. Se promete por centésima vez en ese día ordenarlo y de paso ordenar su caótica vida.


El audio de aviso se ha convertido en sirena y los ocupantes de su apretado vagón, parecen animarla con ojos asesinos a pararlo.
¡Como sean de nuevo alguna de las chicas o Alberto, los mata. Uno a uno, lentamente!

-Dime- susurra descolgándolo...



viernes, 21 de septiembre de 2018

CARTAS A ROMA XV.- CAMINOS CRUZADOS



Mi querido romano:


Savia me contó que le hablaste de mí en tu última carta.
Curioso que no me escribieras directamente a mi o incluso que me visitaras.
¿Tanto temes no ser tan bien recibido como en el pasado?
!Pobre demonio!
!Tus Dioses son ciertamente menos piadosos que mis espíritus legionario, pero a cada cual le pesan sus creencias.


Te llegaron rumores sobre mi pareja.
También curioso, como alguien con tan poca importancia como mi persona levanta tanta expectación.
Quizás mi vida es más aburrida de lo que imagináis, o quizás no.
Puesto que no lo averiguaste de primera mano, no seré yo quien te saque de la duda.
No nos engañemos, poco importa. 
Sola o con compañero, ya hace mucho que dejé de esperarte...

Los hombres que no tuve, fueron los que más amé
Quizás por eso, te amo tanto romano
Porqué de ti, tuve tan poco que el resto lo llené de sueños e ilusiones
Es tan fácil presentirte
Encontrarte en este inmenso vacío en el que te has perdido
Pensar si me piensas
Es tan fácil para ti desilusionarme
como para mi, no esperar nada de ti
Viviré
Amaré
Caminaré
No volverás a besarme
No vengas de nuevo


Aún sigo pegada a esta despedida que no parece finalizar nunca
Manteniendo ese hilo, que cortas con tanta facilidad
¿Como puedes vivir sin saber de mí?
Yo vivo gracias a mi orgullo
Más grande que tu reino
Tanto orgullo para una mujer tan pequeña...
Algunos hombres sois criaturas curiosas, débiles, vulnerables.
Algunas mujeres viven sin ser conscientes del poder de ser mujer, de su fuerza, su constancia, su entereza.
Mi respeto está con las mujeres guerreras que no derraman sangre
Las que luchan cada día por sacar adelante a los suyos
Las que no dependen de los favores de su pareja
Las que son conscientes de su cuerpo, de su feminidad y disfrutan de ella
La sabiduría ancestral que transmitimos de unas a otras
Las que aman la paz y escuchan el viento
Las que esconden a sus hijos para que no aprendan a violentarse ante el enojo
Yo soy sólo una de ellas
Pero me reconozco, soy consciente de mi condición y procuro ayudar a otras hermanas a saber quienes son.
Cuando todas seamos conscientes, no habrá soldados que vengan a pedirnos que las esperemos. Porqué seréis vosotros quienes esperareis a que nosotras acabemos de luchar. Sin peleas. Sin sangre. Con amor.

Te engañas soldado
La lucha no está en el acero
La lucha está en levantarse cada día y cuidar de los que amas
Quizás por ello, nunca llegamos a nada
Y aún así, creo que no puedo perdonarte por verme tan fuerte, tan fiera, tan inmensa, tan capaz...

Me hubiera gustado ser como Elena, tu primera mujer
La que ganó  tu corazón
Quizás necesitabas sentirte más poderoso que yo y te asusto mi seguridad

!Ese ego tuyo !
¿Y el corazón?
No sé

¿Amáis como una mujer?
Pues amadla bien.
Os parió una
!Qué pronto lo olvidáis!
El equilibrio está en el amor, no en juegos de odio 

Mira mis manos
Dan vida y dan muerte
Sostienen la vida y sostienen la muerte
Así son las cosas aquí en las montañas
La rueda sigue



Más cada vez me cuesta más amar a los humanos
Entenderlos y aceptarlos me era fácil en el pasado
Ahora esquivo la compañía de muchos
Me cansan sus quejas, me duelen su sufrimiento, me enerva su falta de piedad
Demasiados seres egoístas y tristes que dedican demasiado tiempo a dañar
Ya sabes, la ley no escrita
Lo que se quiere no se daña,
Lo que no se quiere tampoco
Escribí en la página de tu libro sólo el mes de Enero
Ahora respeto todo lo que estás consiguiendo
En mi quedan versos marcados en los otros meses
Podría ser el tiempo en el recuerdo de aquel templo
El cerco donde repetimos los momentos que no repetiremos
No hay escusas para esto
Cierro las puertas  al tormento de la memoria, de la añoranza, de la ausencia y el olvido.

Puede ser que tu futuro sea más largo que tu silencios
Quiera el destino que yo sea tu calma algún día
La marca en el libro que no leíste
Podrá ser el tiempo que nos tocó perder
Pero no seré la dueña de tu imperio
La capitana de tu ejercito

Ya sabes, sólo soy una mujer
y el único miedo que me queda,
es  no me llegue la vida para extrañarte lo suficiente
No comprendiste,
que tu vista contagiaba de alegría mis rincones
Y que pese a todo ello,
Elijo seguir ciega sin verte
Sea






Me llevo mi alma conmigo
La tuya la dejo al olvido



jueves, 13 de septiembre de 2018

CARTAS A ROMA XIV.- AMOR ETERNO


Mi apreciada Savia:

Bien sabes que soy hombre de pocas palabras y menos gestos
Te diría que fui, soy y seré un soldado.
Me contestarías que un guerrero no tiene miedo a la lucha
Puede que tuvieras razón
Puede que tema más a la vida que a la muerte



 ¿Sentirse vivo?
¿Qué es eso?
¿La adrenalina que siento al entrar en combate?
¿Esa energía que me hace sentir inmortal cada vez que blando mi espada?
¿El olor de la sangre en el campo de batalla?
¿Ese letargo donde mis sentimientos duermen y aspiro a no sentir?
Conozco tan bien vuestras respuestas...

Ylena me diría que estar vivo es sentir y dejaría ahí uno de sus eternos silencios, los que acompañan a sus frases cruciales. Esa densidad que parece flotar en el aire esperando a que las respires. Y cuando al fin, la inhalas, sientes. 
Dolorosamente.
¿Puede que por eso la evitara?
Ha sido la tentación más grande 
Nunca me sentí tan atraído...

Tú dirías que la vida consiste en comer, dormir y hacer el amor. 
Placeres y evitar conflictos. 
Buscar tranquilidad.
 En ti, siempre me pesó la incongruencia. 
Creo que no aceptas tu Naturaleza, mi amada hermana. 
No podemos negar esa parte de nosotros que nos inclina hacia la guerra. 
Nacimos así. 
Entiendo que, tras tus experiencias, desees compartir tus días con mi amigo Plubio. 
Alguna vez recibo alguna carta suya. 
No se extiende demasiado. 
Me cuenta que además de ayudarle con la medicina y documentar sus estudios, aprendes lucha y que eres una aventajada alumna. Me alegro que tus días sean serenos. Espero y deseo que pronto podrías cumplir vuestro deseo de estableceros cerca de Ylena. Vuestra compañía os hacía aun mejores a los dos. Siempre os complementasteis de una forma natural, aunque extraña para mi, lo confieso.
No llegué a entender vuestra complicidad no habiendo amor entre vosotras. Sentí envidia de vuestra relación, de ser ese vértice del triángulo al que no parecíais llegar ninguna de las dos.

No os culpo.
Fui y soy un hombre ausente
No creo que me sirva de escusa, para haber perdido tantas cosas como he perdido
He estado tan centrado en no perder vidas, que he perdido la mía
No es una lamentación. 
Constato un hecho con mi pragmatismo habitual.



En mi defensa, si que puedo argumentar, que para ser tan buen estratega nunca tuve un plan establecido.
Me hice responsable de mis hombre, no me hicieron, y aquí notarás la influencia que Ylena ha marcado en mí.
Ella lo ha marcado todo.
Soy quien ella amó, supongo. 
Me he convertido en quien no podría amar.
Lo sé, vuelvo a caer en el victimismo.
Suena a lamento.
Más así me siento. Responsable hasta el infinito, responsable cansadamente, eternamente condenado.
Soy responsable, no sólo del destino de mis hombres sino del destino de las tres mujeres a las que he amado y defraudado
Se que os he causado dolor a todas y no tengo modo de ponerle fin
En su ultima carta Ylena me decía que no pensaba, que no podía, después me habló de la sequía de su pueblo. Ambos sabemos que responde a la sequía de su corazón. Es una mujer sagrada.
Sus misivas se instalaron como maldiciones en mi cabeza.
Su  voz me susurra, llega con esa cadencia con las que dejaba caer las palabras, suave como una brisa pero siempre firme. !Tan seria!

No creo que sea consciente de lo que es amar a alguien tan perfecto, tan grande. 
No es consciente porqué se ve a si misma pequeña, diminuta para la grandeza de lo que ve fuera de nosotros. Esos humanos que caminamos mirándonos el ombligo..
Habrás de estar de acuerdo conmigo, en que el miedo a defraudarla es una gran losa. Pese a que jamás nos hayas juzgado. Su dualidad, ya sabes.



Que pocas veces la escuche reir y cuanto adoré esa risa
Muero de pensar que habrá alguien a estas alturas que la haga sonreir
Que le provoque ese brillo en los ojos que yo nunca le di
Sólo brillaron por lágrimas
Lágrimas por mi
Y pese a las heridas que he causado, ésta me tortura
No puedo explicarte porqué la temí tanto. 
No fue su naturaleza del todo inusual.
Esa conexión, que no podemos negar ni lo más incrédulos, entre este mundo y el otro.
Creí que necesitaría un hombre mucho mas espiritual que yo para compartir su mundo.
 Me espantaba esa concentración de energías que conviven en su grácil cuerpo tanto como me atraían.
Tiemblo de deseo ahora más que antes.
Yo, el romano, que tantas mujeres podría tener nunca tuve valor de estar con la mujer que amé y que amo.
Me prometió amor eterno pero me juró que se iría con quien le diera el amor que deseaba recibir.
Tuve la sensación de que ya sabía lo que iba a ocurrir, que me esperaba por pura obstinación, por ese instinto que le hace negarse a aceptar el destino. Su hermosa rebelión. Su afán de cambiar lo que la rodea ,de mejorarlo.

Mi matrimonio con Helena me marcó mucho.
Nunca estuve y dejé que se marchitara lo que teníamos.
No entendí que en nuestra unión nunca hubo un amor fuerte, sólido, sino más bien un pacto entre amigos de infancia que deciden seguir lo esperado.
No esperé que me dejara y menos aún, que me dejara por carta y con tantos reproches.
Decidí evitar otro compromisos.

Ahora he tardado un año en aparecer.
Te preguntarás porqué te escribo de nuevo y porqué a ti.
Creo que es justo que sepas que hubo momentos en que me planteé también pedirte que vinieras conmigo.
En cierto modo también te amé a ti. Tus cartas, tus enfados, tus reproches, tu fidelidad y tu coraje, hicieron que el amor y la admiración caminaran juntos. 
Pienso que te defraudé doblemente. 
Lo hice al no pedirte estar juntos, cosa que evidentemente hubiera dependido de ti, no parto de la insensatez de creer que me hubieras aceptado ni siquiera de que me amaras.
Y volví a defraudarte de nuevo, cuando me negué a tener relación con Ylena.
Hace un mes tuve un sueño.
Pude verla, olerla, escucharla. Reía mientras recogía sus plantas y a su lado caminaba un hombre que no conocía. Su cabello rubio y su piel blanca, me hicieron pensar en algún nórdico. Él le sujetaba el canasto y la besaba cada vez que ella soltaba un ramillete.
Fueron muchos ramilletes y muchos besos...
Hasta en mi sueño luchaba por despertar. No quería ver estas escenas. 
Así fue como supe que ya había pasado.
La había perdido definitivamente.
Había encontrado al hombre que esperaba.
Ahora  me siento liberado. 
Triste pero libre.
Y por ello decidí escribirte de nuevo.
Quiero pedirte que le digas que lo se y que quiero que sea inmensamente feliz.
Que lo acepto.
Y que lo lamento....
Quizás así, consiga algo de paz por fin en esta vida de lucha.
Sea querida Savia
Sea que las tres mujeres que amé, encontrasteis hombres que supieran estar al lado de tan grandes féminas.
Sea que ellos disfruten de lo que yo no osé conquistar.
Sed felices ambas
Vuestro humilde servidor.
Vuestro romano, por siempre.


No busques en otro lo que falta en ti

miércoles, 29 de agosto de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS.- 9.- CAMINO A CIEGAS




Los callos en las manos no los manda el diablo, creo que dijiste
También algo así, como que el trabajo es salud
La locura del inocente, no es cosa de demonios
Algo así, como que sólo los inocentes gozan de una bendita locura




En la confusión de los cincuenta todo se mezcla
Miro para delante pero aprendo de mi pasado
y el futuro cada día se difumina más
¿Tal y como quise o tal y como quisiste tú?

Así que decidí hoy crecer y crecer hasta llegar a tu cielo
Ya sabes que terca resulto y cuan obstinada
Cuando otros se rinden yo continúo la batalla
!Siempre hay tanto por batallar!



Como negarme al que el dolor de otros me sea indiferente
Una lucha acérrima en la que persisto
Es tan grande la tentación de permanecer impasible...
Son tan fuertes éstas ganas que ni con trabajo ni inocencia las gano
Me ganan
Y aún así, sigo en la batalla

Así que decidí no dejar de crecer aunque la altura no me llegue
No siento vértigo 
Aunque confieso que me da pánico el dolor de la caída
Quizás por ello decidí no detener mi crecimiento


Y camino a ciegas pero bien despierta
Si te toco, quemas
Mantenme entera
Mantenme cuerda
Sino hablo, tiembla




Tiro mis armas cuando muero en tu infinito
Sólo en ti descansa mi alma amor







miércoles, 22 de agosto de 2018

VERSOS PERDIDOS.9.- MALETA DE PIEDRA






I
Quizás soy castigo de los infieles
Más acero de lo que pienso
Quizás soy de alguien y no me entero
Quizás soy del aire y mi alma crece
Quizás soy de nadie y no lo siento

II
Si quieres culpa a mis zarpas de lo que duele
En la calle del llanto sólo hay piquetes
Sonríen desnudos con sus carteles
El absurdo nos pisa con sus papeles
Deserto de los segundos que se me pierden





III
La incongruencia del silencio no tiene prisa
Es tan abstracto que me da risa
No me relajo, no doy pistas
Quien me quiera adivinar
Que juzgue y juegue

IV
Me alegra el día si mi sombra se pierde
Si me buscan todos y estoy ausente
Si la soledad me abraza hasta los dientes
Si me cruje la suerte de tanta hambre
 Viva hermano, estoy
Absolutamente
Esta dura vida
No me detiene




Imagíname envuelta en humo negro
Lo digo en serio y no me creo


jueves, 2 de agosto de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS 6.- ME SOBRA




Puedo morir si me entierra tu cuerpo
Y aún así me seguiré preguntando
¿Porque morimos soñando?




Amárrame si puedes
Sino hazte mi preso
Prometo pintar la luz en tu pecho

Lo sé, demasiado para que calle,
Demasiado para que falte,
Demasiado para que llegue tarde

No tengo reloj
No me sobra tiempo 
Se agotó en tu infierno




Demasiado de todo para no ser de nadie,
Demasiados pasos para ir a ningún sitio,
Demasiado amor volcado en el dolor
Demasiados lunares en mi vestido de siempre
y tan pocas lunas en tu planeta durmiente.

Ya no me queman las caras caras
Ya no te quiero perdonar
Tampoco te quiero de verdad
No eres un Dios fácil de amar
Si no estás, ¿cómo te puedo extrañar?

Ya no te temo más,
Tampoco aprecio tu bondad
No siento rabia ni piedad
Mi voz está dormida
Mi garganta seca va
Sólo el alivio me hace temblar

Escribo y escribo
Escribo sin parar
Tiro palabras al aire
Por si las puedes atrapar
Por si las letras, así sueltas,
Te pudieran llegar
Y entonces escucharas
Entonces quisieras hablar
Y explicarme las razones...
Sólo busco descansar



Adicta a la lucha, 
Aunque no quiera
No me hiciste
Para que no viera
No me creaste
Para que no sintiera
Ojalá así no fuera
Más es lo que es
Pues que así sea



Dentro del oasis, vendo fuego
¿Me lo compras?





lunes, 23 de julio de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS 5.- VACÍO





En mi mundo las mamas lloran solas
Los silencios buscados se quiebran
Los dolores se esconden
Las dudas desgastan los huesos
Algunos te quiero, te rompen

A los que más hablan, no los conoces
Se cose la vida con retales y trozos
Se remiendan sonrisas aunque no te sobren



El hambre se queda
Las ganas no se han dormido

Ya no recuerdo porqué te escribo
Supongo que olvido por algún motivo
Intento sumar y no lo consigo
Si vas a quedarte, que sea conmigo

Visita mis cicatrices
Si aún estás vivo
Dame de beber
Sino estás perdido
Que pecado no haría, por estar contigo



Hazme más fuerte
Hazme un olivo
De tronco rugoso y fruto torcido
Amarga delicia 
¿Que hacer conmigo?
Si el monte me llama,
voy sin abrigo



Demasiado para que faltes
Demasiado para llegar tarde