jueves, 13 de septiembre de 2018

CARTAS A ROMA XIV.- AMOR ETERNO


Mi apreciada Savia:

Bien sabes que soy hombre de pocas palabras y menos gestos
Te diría que fui, soy y seré un soldado.
Me contestarías que un guerrero no tiene miedo a la lucha
Puede que tuvieras razón
Puede que tema más a la vida que a la muerte



 ¿Sentirse vivo?
¿Qué es eso?
¿La adrenalina que siento al entrar en combate?
¿Esa energía que me hace sentir inmortal cada vez que blando mi espada?
¿El olor de la sangre en el campo de batalla?
¿Ese letargo donde mis sentimientos duermen y aspiro a no sentir?
Conozco tan bien vuestras respuestas...

Ylena me diría que estar vivo es sentir y dejaría ahí uno de sus eternos silencios, los que acompañan a sus frases cruciales. Esa densidad que parece flotar en el aire esperando a que las respires. Y cuando al fin, la inhalas, sientes. 
Dolorosamente.
¿Puede que por eso la evitara?
Ha sido la tentación más grande 
Nunca me sentí tan atraído...

Tú dirías que la vida consiste en comer, dormir y hacer el amor. 
Placeres y evitar conflictos. 
Buscar tranquilidad.
 En ti, siempre me pesó la incongruencia. 
Creo que no aceptas tu Naturaleza, mi amada hermana. 
No podemos negar esa parte de nosotros que nos inclina hacia la guerra. 
Nacimos así. 
Entiendo que, tras tus experiencias, desees compartir tus días con mi amigo Plubio. 
Alguna vez recibo alguna carta suya. 
No se extiende demasiado. 
Me cuenta que además de ayudarle con la medicina y documentar sus estudios, aprendes lucha y que eres una aventajada alumna. Me alegro que tus días sean serenos. Espero y deseo que pronto podrías cumplir vuestro deseo de estableceros cerca de Ylena. Vuestra compañía os hacía aun mejores a los dos. Siempre os complementasteis de una forma natural, aunque extraña para mi, lo confieso.
No llegué a entender vuestra complicidad no habiendo amor entre vosotras. Sentí envidia de vuestra relación, de ser ese vértice del triángulo al que no parecíais llegar ninguna de las dos.

No os culpo.
Fui y soy un hombre ausente
No creo que me sirva de escusa, para haber perdido tantas cosas como he perdido
He estado tan centrado en no perder vidas, que he perdido la mía
No es una lamentación. 
Constato un hecho con mi pragmatismo habitual.



En mi defensa, si que puedo argumentar, que para ser tan buen estratega nunca tuve un plan establecido.
Me hice responsable de mis hombre, no me hicieron, y aquí notarás la influencia que Ylena ha marcado en mí.
Ella lo ha marcado todo.
Soy quien ella amó, supongo. 
Me he convertido en quien no podría amar.
Lo sé, vuelvo a caer en el victimismo.
Suena a lamento.
Más así me siento. Responsable hasta el infinito, responsable cansadamente, eternamente condenado.
Soy responsable, no sólo del destino de mis hombres sino del destino de las tres mujeres a las que he amado y defraudado
Se que os he causado dolor a todas y no tengo modo de ponerle fin
En su ultima carta Ylena me decía que no pensaba, que no podía, después me habló de la sequía de su pueblo. Ambos sabemos que responde a la sequía de su corazón. Es una mujer sagrada.
Sus misivas se instalaron como maldiciones en mi cabeza.
Su  voz me susurra, llega con esa cadencia con las que dejaba caer las palabras, suave como una brisa pero siempre firme. !Tan seria!

No creo que sea consciente de lo que es amar a alguien tan perfecto, tan grande. 
No es consciente porqué se ve a si misma pequeña, diminuta para la grandeza de lo que ve fuera de nosotros. Esos humanos que caminamos mirándonos el ombligo..
Habrás de estar de acuerdo conmigo, en que el miedo a defraudarla es una gran losa. Pese a que jamás nos hayas juzgado. Su dualidad, ya sabes.



Que pocas veces la escuche reir y cuanto adoré esa risa
Muero de pensar que habrá alguien a estas alturas que la haga sonreir
Que le provoque ese brillo en los ojos que yo nunca le di
Sólo brillaron por lágrimas
Lágrimas por mi
Y pese a las heridas que he causado, ésta me tortura
No puedo explicarte porqué la temí tanto. 
No fue su naturaleza del todo inusual.
Esa conexión, que no podemos negar ni lo más incrédulos, entre este mundo y el otro.
Creí que necesitaría un hombre mucho mas espiritual que yo para compartir su mundo.
 Me espantaba esa concentración de energías que conviven en su grácil cuerpo tanto como me atraían.
Tiemblo de deseo ahora más que antes.
Yo, el romano, que tantas mujeres podría tener nunca tuve valor de estar con la mujer que amé y que amo.
Me prometió amor eterno pero me juró que se iría con quien le diera el amor que deseaba recibir.
Tuve la sensación de que ya sabía lo que iba a ocurrir, que me esperaba por pura obstinación, por ese instinto que le hace negarse a aceptar el destino. Su hermosa rebelión. Su afán de cambiar lo que la rodea ,de mejorarlo.

Mi matrimonio con Helena me marcó mucho.
Nunca estuve y dejé que se marchitara lo que teníamos.
No entendí que en nuestra unión nunca hubo un amor fuerte, sólido, sino más bien un pacto entre amigos de infancia que deciden seguir lo esperado.
No esperé que me dejara y menos aún, que me dejara por carta y con tantos reproches.
Decidí evitar otro compromisos.

Ahora he tardado un año en aparecer.
Te preguntarás porqué te escribo de nuevo y porqué a ti.
Creo que es justo que sepas que hubo momentos en que me planteé también pedirte que vinieras conmigo.
En cierto modo también te amé a ti. Tus cartas, tus enfados, tus reproches, tu fidelidad y tu coraje, hicieron que el amor y la admiración caminaran juntos. 
Pienso que te defraudé doblemente. 
Lo hice al no pedirte estar juntos, cosa que evidentemente hubiera dependido de ti, no parto de la insensatez de creer que me hubieras aceptado ni siquiera de que me amaras.
Y volví a defraudarte de nuevo, cuando me negué a tener relación con Ylena.
Hace un mes tuve un sueño.
Pude verla, olerla, escucharla. Reía mientras recogía sus plantas y a su lado caminaba un hombre que no conocía. Su cabello rubio y su piel blanca, me hicieron pensar en algún nórdico. Él le sujetaba el canasto y la besaba cada vez que ella soltaba un ramillete.
Fueron muchos ramilletes y muchos besos...
Hasta en mi sueño luchaba por despertar. No quería ver estas escenas. 
Así fue como supe que ya había pasado.
La había perdido definitivamente.
Había encontrado al hombre que esperaba.
Ahora  me siento liberado. 
Triste pero libre.
Y por ello decidí escribirte de nuevo.
Quiero pedirte que le digas que lo se y que quiero que sea inmensamente feliz.
Que lo acepto.
Y que lo lamento....
Quizás así, consiga algo de paz por fin en esta vida de lucha.
Sea querida Savia
Sea que las tres mujeres que amé, encontrasteis hombres que supieran estar al lado de tan grandes féminas.
Sea que ellos disfruten de lo que yo no osé conquistar.
Sed felices ambas
Vuestro humilde servidor.
Vuestro romano, por siempre.


No busques en otro lo que falta en ti

miércoles, 29 de agosto de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS.- 9.- CAMINO A CIEGAS




Los callos en las manos no los manda el diablo, creo que dijiste
También algo así, como que el trabajo es salud
La locura del inocente, no es cosa de demonios
Algo así, como que sólo los inocentes gozan de una bendita locura




En la confusión de los cincuenta todo se mezcla
Miro para delante pero aprendo de mi pasado
y el futuro cada día se difumina más
¿Tal y como quise o tal y como quisiste tú?

Así que decidí hoy crecer y crecer hasta llegar a tu cielo
Ya sabes que terca resulto y cuan obstinada
Cuando otros se rinden yo continúo la batalla
!Siempre hay tanto por batallar!



Como negarme al que el dolor de otros me sea indiferente
Una lucha acérrima en la que persisto
Es tan grande la tentación de permanecer impasible...
Son tan fuertes éstas ganas que ni con trabajo ni inocencia las gano
Me ganan
Y aún así, sigo en la batalla

Así que decidí no dejar de crecer aunque la altura no me llegue
No siento vértigo 
Aunque confieso que me da pánico el dolor de la caída
Quizás por ello decidí no detener mi crecimiento


Y camino a ciegas pero bien despierta
Si te toco, quemas
Mantenme entera
Mantenme cuerda
Sino hablo, tiembla




Tiro mis armas cuando muero en tu infinito
Sólo en ti descansa mi alma amor







miércoles, 22 de agosto de 2018

VERSOS PERDIDOS.9.- MALETA DE PIEDRA






I
Quizás soy castigo de los infieles
Más acero de lo que pienso
Quizás soy de alguien y no me entero
Quizás soy del aire y mi alma crece
Quizás soy de nadie y no lo siento

II
Si quieres culpa a mis zarpas de lo que duele
En la calle del llanto sólo hay piquetes
Sonríen desnudos con sus carteles
El absurdo nos pisa con sus papeles
Deserto de los segundos que se me pierden





III
La incongruencia del silencio no tiene prisa
Es tan abstracto que me da risa
No me relajo, no doy pistas
Quien me quiera adivinar
Que juzgue y juegue

IV
Me alegra el día si mi sombra se pierde
Si me buscan todos y estoy ausente
Si la soledad me abraza hasta los dientes
Si me cruje la suerte de tanta hambre
 Viva hermano, estoy
Absolutamente
Esta dura vida
No me detiene




Imagíname envuelta en humo negro
Lo digo en serio y no me creo


jueves, 2 de agosto de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS 6.- ME SOBRA




Puedo morir si me entierra tu cuerpo
Y aún así me seguiré preguntando
¿Porque morimos soñando?




Amárrame si puedes
Sino hazte mi preso
Prometo pintar la luz en tu pecho

Lo sé, demasiado para que calle,
Demasiado para que falte,
Demasiado para que llegue tarde

No tengo reloj
No me sobra tiempo 
Se agotó en tu infierno




Demasiado de todo para no ser de nadie,
Demasiados pasos para ir a ningún sitio,
Demasiado amor volcado en el dolor
Demasiados lunares en mi vestido de siempre
y tan pocas lunas en tu planeta durmiente.

Ya no me queman las caras caras
Ya no te quiero perdonar
Tampoco te quiero de verdad
No eres un Dios fácil de amar
Si no estás, ¿cómo te puedo extrañar?

Ya no te temo más,
Tampoco aprecio tu bondad
No siento rabia ni piedad
Mi voz está dormida
Mi garganta seca va
Sólo el alivio me hace temblar

Escribo y escribo
Escribo sin parar
Tiro palabras al aire
Por si las puedes atrapar
Por si las letras, así sueltas,
Te pudieran llegar
Y entonces escucharas
Entonces quisieras hablar
Y explicarme las razones...
Sólo busco descansar



Adicta a la lucha, 
Aunque no quiera
No me hiciste
Para que no viera
No me creaste
Para que no sintiera
Ojalá así no fuera
Más es lo que es
Pues que así sea



Dentro del oasis, vendo fuego
¿Me lo compras?





lunes, 23 de julio de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS 5.- VACÍO





En mi mundo las mamas lloran solas
Los silencios buscados se quiebran
Los dolores se esconden
Las dudas desgastan los huesos
Algunos te quiero, te rompen

A los que más hablan, no los conoces
Se cose la vida con retales y trozos
Se remiendan sonrisas aunque no te sobren



El hambre se queda
Las ganas no se han dormido

Ya no recuerdo porqué te escribo
Supongo que olvido por algún motivo
Intento sumar y no lo consigo
Si vas a quedarte, que sea conmigo

Visita mis cicatrices
Si aún estás vivo
Dame de beber
Sino estás perdido
Que pecado no haría, por estar contigo



Hazme más fuerte
Hazme un olivo
De tronco rugoso y fruto torcido
Amarga delicia 
¿Que hacer conmigo?
Si el monte me llama,
voy sin abrigo



Demasiado para que faltes
Demasiado para llegar tarde



lunes, 16 de julio de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS.4.- ORGULLO

Estoy confusa
El orgullo...
¿Es un pecado capital?
¿una señal de resistencia?
RST
¿Un síntoma de paz y amor?
¿Lo único que nos queda a los pobres?
¿o la arrogancia de los pobres de espíritus?
No lo sé



Quiero saber tantas cosas
Como ¿donde estás tú?
¿Y porqué sigo buscándote?
Si hace tantos milenios que te ausentas

El dinero no lo paga todo
¿El orgullo que compra?
Es orgullo o dignidad el mantener la cabeza alta
El no llorar aunque te saquen la piel a tiras
El fingir que no te importa que quienes te aman te hieran
Sonreír a quien te critica
No defenderte porqué no merece la pena
Poner la otra mejilla
Sed buena mientras haces lo que quieren
Ser linchada sin derecho a defensa
Justicia ciega y pocas palabras
¿Acaso cambian de idea quienes juzgan por defecto?


No pienso en lo que no tengo
Pienso en lo mucho que tengo y en lo afortunada que soy
O lo intento

No pienso en lo que perdí
Pienso en lo que gané
O lo intento

No pienso en quienes dañan
Pienso en los que me quieren
O lo intento

No busco escusas
Indago soluciones
O lo intento

Yo no practico la guerra
Practico la mpaz
O lo intento

¿Dime que buscas tú?
¿Dime que haces tú?

Vivo y dejo vivir
Y lo consigo
Porqué me esfuerzo

Pero ya decidí no perdonar
Hazlo tú

Esta vida es demasiado corta para perdonar tanto
Demasiados "lo siento"

No perdono
No es mi trabajo
Y no lo intento

Soy orgullosa
Porqué me sobran motivos
Porqué soy una guerrera
Porqué lo que tengo me lo gano con esfuerzo
Porqué no conozco la envidia ni el rencor
Porqué conocí el perdón,
O lo intenté
Y ya no me sale

Nadie necesita mi perdón
Y seguirá igual con él y sin él
Practico el amor
Pero no olvido, no lamento y no perdono
O lo intento






No te siento a mi vera
Ojalá nunca te fueras



miércoles, 4 de julio de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS 3.- NO QUIERO VER




La ilusión de la elección
¿Acaso no es lo mismo determinar que estar determinado?



Ser parte de algo fue un error sin sentido 
Quizás perdemos demasiado tiempo intentando encajar
Quizás pierdo demasiado tiempo
y bien sabes, que tiempo no me sobra

No me sobra nada o puede que demasiadas pocas cosas
o puede que me conforme con poco...
Pero eso si
No necesito que me apruebes
Ya no

Hay días que me subo
!Cuánto sé!
Hay otros que dudo,
¿Cuanto se?
Hay días que no se nada
¿Que demonios hago?








Lo del árbol sin raíces, ya sabes 
Duele
Este silencio,
Me duele y no conviene
No es conveniente
!Que frase tan rabiosamente usada!

Que curioso
Que tantas personas tengan tantas opiniones tan dispares sobre mí
Y que poco me conocen la mayoría
En un principio creen que estoy loca
Luego me ven
Equilibrada, seguro
Vivo en tu balanza
Saltando de pesa a pesa
Pero nunca me desequilibro lo suficiente
Hay que levantarse mañana 
¿Verdad?

Y duele 
Duele que quien debe ayudarte te juzgue
Defenderme de decisiones que no explico
De palabras necias y oídos sordos
De la indiferencia de los cuerpos que se crearon socialmente para apoyarnos y nos hunden o nos abandonan 

Pena por los que no sentamos a esperar que mañana será un día mejor
Nunca esperamos que sea peor
Por los que creímos que un titulo equivale a una vocación
Y hasta la vocación abandona a algunos








¿Y aún nos dicen que nos sentaremos frente a ti y seremos juzgados?
Si es cierto, no quiero verlo
Me caduca lo que no se toca

Si cuando te oiga me pedirás explicaciones y habrá de defenderme una vez más...
No quiero verlo
No querré escucharte
Condéname sin más
Ya quedamos que me hiciste osada y temeraria
!Que contradicción!
Volvemos a la dualidad


Bendice la locura Dios
Pues tus cuerdos han perdido las ganas de ayudar y alimentan la desesperación
Sólo los locos persistimos
Los que no queremos ver

Más no me conformo con que tú no quieras ver
Quiero saber como olvidas las súplicas, los lamentos, las penas, el dolor, los sueños
Tal vez, el día que nos veamos te lo pregunté
¿Podrás defenderte?
¿Tendrás argumentos?



Aquí nadie está salvado
¿no lo sabes?
Ni siquiera tú