miércoles, 29 de agosto de 2018

SOLILOQUIO CON DIOS.- 9.- CAMINO A CIEGAS




Los callos en las manos no los manda el diablo, creo que dijiste
También algo así, como que el trabajo es salud
La locura del inocente, no es cosa de demonios
Algo así, como que sólo los inocentes gozan de una bendita locura




En la confusión de los cincuenta todo se mezcla
Miro para delante pero aprendo de mi pasado
y el futuro cada día se difumina más
¿Tal y como quise o tal y como quisiste tú?

Así que decidí hoy crecer y crecer hasta llegar a tu cielo
Ya sabes que terca resulto y cuan obstinada
Cuando otros se rinden yo continúo la batalla
!Siempre hay tanto por batallar!



Como negarme al que el dolor de otros me sea indiferente
Una lucha acérrima en la que persisto
Es tan grande la tentación de permanecer impasible...
Son tan fuertes éstas ganas que ni con trabajo ni inocencia las gano
Me ganan
Y aún así, sigo en la batalla

Así que decidí no dejar de crecer aunque la altura no me llegue
No siento vértigo 
Aunque confieso que me da pánico el dolor de la caída
Quizás por ello decidí no detener mi crecimiento


Y camino a ciegas pero bien despierta
Si te toco, quemas
Mantenme entera
Mantenme cuerda
Sino hablo, tiembla




Tiro mis armas cuando muero en tu infinito
Sólo en ti descansa mi alma amor







No hay comentarios:

Publicar un comentario