jueves, 21 de marzo de 2013

LOURDES



Sabes, últimamente escribo mucho sobre los que os fuisteis
Supongo que es mi nueva terapia para ahuyentar al dolor
En días en que me siento especialmente triste y melancólica, 
Venís a acompañarme y consolarme
No sé si es algo sobrenatural, normal o fruto de mi imaginación

Pero yo sé y siento que estáis aquí
A veces unos y otras, otros

Hoy te siento a ti Lourdes

Vi una película que no me gustó nada,
Bélica, ya sabes que no me van esos rollos, 
Pero su contenido me tocó el corazón

Al final dijeron unas frases que muestran con exactitud el sentimiento que me quedó tras tu marcha 
Un sentimiento que pese al tiempo no se ha mitigado, sino masificado abrumadoramente

También sabes que mi tendencia a lo cómico pasa directamente por lo dramático y lo absurdo
Después de todos fuiste una de las pocas personas a las que dejé que me conocieras bien 
Y aunque soy tan abierta y simpática, 
Muy pocos saben quien soy

A veces, ni yo misma me defino en esta inconstancia salvaje en la que vivo
En esta indecisión arrogante en la que naufrago tan a menudo

En la película muchos soldados dan la vida por salvar la de una sola persona, 
¿que absurdo verdad? 
Dejando de lado el patriotismo, la guerra y las muertes inútiles, 
Uno de los que se mueren, fallecen diciéndole al salvado que haga que merezca la pena 
Al final, el superviviente ha envejecido, va a la tumba y le explica que no ha realizado grandes logros ni proezas 
Tiene una familia y una vida normal 
Pero asegura haber sido una buena persona, con principios y dignidad

Las dos enfermamos 
Tú te fuiste y yo me quedé 
No diste tu vida por la mía

Pero sabes que aún me pregunto porqué quedé yo, 
¿porqué marchaste tú? 
¿que sentido tuvo? 
¿que sentido tiene? 
¿que sentido tendrá? 
¿tiene sentido algo?

Yo tampoco he tenido grandes logros

Mi pequeño logro fue realizar un cambio en mi vida radical y tener la “ valentía” de salir
Y lo pongo entre comillas porqué las dos sabemos que fue de todo menos valiente 
Mi pequeño logro es intentar que mi hijo crezca y se convierta en una buen hombre, 
Mi pequeño logro es mantenerme en pie cada día por más golpes que reciba y seguir sonriendo a la vida que a mi me dieron y a ti te quitaron 
Mi pequeño logro es seguir queriéndote tanto como te quise y no dejar que pases al olvido y mantenerte anclada a mi corazón, 
Mi pequeño logro es seguir pese a que me faltan tus consejos y tus broncas,
Y esa sinceridad tuya a la que tanto temía porqué no quería escuchar

!que ironía que ahora daría lo que fuera por oírte!

Pensé que me quedaría con el recuerdo de la última vez que te vi y no quería, no podía

Tu cuerpo se había consumido, una gran mujer transformada en un pedacito de niña perdida en una cama de hospital

Siempre dijiste que soy una payasa 
Siempre te hacía reír 
Y te hice reír de nuevo 
Reías tanto que te sujetabas el abdomen del dolor y no podías parar

Y volvías a decirme 
-Que payasa que eres 
Cuando salimos nos quedamos en un silencio y se apagaron nuestras sonrisas,
Las cuatros que te fuimos a ver supimos que no te volveríamos a ver en este mundo

Te habíamos dicho adiós 
No lloramos, no hablamos apenas 
Cada una sumida en sus pensamientos, 
Asimilando que te ibas

No sólo me ha quedado ese recuerdo 
Puedo escoger el que quiera, tengo muchos 
Puedo seguir hablando contigo aunque no estés a mi lado 
Puedo imaginar que estamos en el café de la calle de Sants y que intentas arreglar el desastre de mi vida 
Puedo recordar cenando juntas en casa de Laura y Lidia, con mi pequeña Lulu y el Adri 
Pero no puedo entender porqué... 
E intento no pensarlo

Y no puedo decirte más que aquel superviviente, 
Soy una persona buena y digna 
Ojalá eso sirva para algo amiga

No hay comentarios:

Publicar un comentario