martes, 15 de mayo de 2018

BICICLETAS


Su primer regalo fue una bicicleta


Llevaban poco casados
Había esperado ese regalo especial que anhelaba sin saber
Nunca se le dio bien pensar, menos aún pensar que deseaba, menos que desean los demás
Curioso para alguien que sólo buscaba complacer y que tanta imaginación tenía para imaginar  finales felices

Recordaba que siendo pequeña sabía montar en bicicleta
No tuvo ninguna, tuvo pocas cosas
Lo daba todo porqué sentía que las cosas materiales le hacían más ilusión a los demás y estaba convencida de que nada era para si
Entonces, de cría, creía recordarse dando vueltas y más vueltas al patio de Teresa
Creá recordar risas, la amistad de niños; ahora me enfado, ahora te quiero
Aunque no recordaba enfados 

Tampoco recordaba porque ya no estaban juntas ni que  las separó
Creía haber olvidado muchas cosas y que algunos de esos olvidos, conscientes o inconscientes, fueron necesarios
Hay que sobrevivir, resistir, seguir, pá lante, como decía su abuela.




Con él tuvo miedo a todo
También a montar en bicicleta
Había que hacerlo todo tan bien
No valía ser mediocre

La entrenaban para ser la mejor y nunca fue suficiente
Sigue siendo la mejor en muchas cosas, como en perder con dignidad,
más no es suficiente para él que se cree tan perfecto
!Qué lástima, pero ya no le duele!
Cree
No sabe, no piensa
Es su frase
Quizás nunca la oyó porqué la decía calladito, más la dijo tantas veces
Cuando decía que la oía refunfuñar, esa era la frase mágica, 
que la hacía salir de la cocina donde la destinaste, sonriéndote para borrarte el ceño

Su sitio
¿Tampoco recuerdas eso?
Quizás otra de las mentiras de sus locuras
Y ahora que las escribo, que las nombro, 
!Ostras! 
Duelen
¿Como conseguía que no le dolieran a ella?

Más no lo piensa, no puede
Y sobre todo no llora

¿Porqué?
Porqué no sirve para nada, porqué tiene que levantase mañana para tirar con su peso y todos los pesos que le dejaste cuando te dejó 
Fue tan mala, tan malísima que no merece el perdón de ese buen Dios a quien tanto miedo le tienes, el mismo al que maldices cada vez que te da la gana

Reconoce al menos que eras difícil de entender
Demasiado esfuerzo para ti, soberbio 




Pero hablábamos de bicicletas creo
Hoy está tan cansada de no haber aprendido a montar y tiene tan pocas ganas de aprender de nuevo, que creo que no va a pensar, no puede
Porqué mañana hay que levantarse

Y hoy...
Sólo quiero que mis espíritus la sigan ayudando y la concedan el sueño en otra noche sola

Más,
 !Que bien está sin ti!

Sólo por eso, quédate con la bicicleta
!Caray olvido que te quedaste con todo!
 Ya la tienes
Entonces como se suele decir:
 que la disfrutes

Sin rencores...
Supongo que te ha perdonado
Ella, claro
Yo no soy tan perfecta





No te acerques nunca más,
Hasta el cielo se abre de vez en cuando,
puede que se canse de no pensar

o yo de que ganen los malos
Te lo dije no soy perfecta, ni quiero serlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario