miércoles, 30 de septiembre de 2015

LAS CHICAS DEL METRO



  Luisa. Metro setenta, 72 kilos. Madrid

El metro va lleno
Como siempre



"Las chicas bonitas no pagan dinero, me dijo el barquero" -canta bajito

Quiero ser bonita, pero sobre todo quiero que me lo digan y creérmelo. Para mi próximo cumple me lo pido.
No conozco ningún barquero, pero un par de tipos con los que salí me dijeron que tenían un yate
No quiero pagar aunque casi siempre lo hago

Cada noche lloro un poco

Unas lágrimas furtivas por un amor perdido.

Sergio, mi músico loco. No me da la gana de quitarle el posesivo "mi". Es mío su recuerdo. Su melena, su mirar vergonzoso, su intensidad, su inteligencia, su suavidad.. Le amo eternamente. Esto me tortura. Eternamente significa que moriré amando a alguien que se fue, pero no le espero como Penélope.
Odio mi imagen de paciente mujer envejeciendo en un banco de la estación.

Me llama dos veces al año.
En verano para decirme que alguna vez nos iremos de vacaciones juntos y en Navidad para desearme un Feliz Año. Es su manera de anunciarme que sigue respirando. Yo también respiro. Su ausencia.

Este año no le cogí el teléfono.
No comí en tres días, hasta que tragué ese viejo dolor que tan bien conozco.

Ojalá en alguna de esas llamadas me hubiera dicho si me amaba. La duda es lo peor.
Nadie debería dejarte diciéndote que eres demasiado buena y que encontrarás algo mejor.
No soy tan buena y no hay nadie mejor que tú. Y he conocido unos cuantos de varias especies.

Te sigo amando.

Quiero ser bonita y no quiero pagar


Sofía. Metro sesenta y cinco, 68 kilos. Bilbao

El metro va lleno.
Como siempre.




"La primera canción el cariño,
los besos y los versos
en las noches sin fin
las mañanas secretos y pasión" -canta bajito

Siempre hay una primera canción. Se me cosió la vida a la música y en mi cabeza suena mi banda sonora. Ninguna fue un gran éxito
Quiero que me besen en verso. Ser poesía. Ser música y flotar. Encima de este vagón atestado de gente, sobre esta ciudad. Sobre mi misma.
Quiero noches eternas donde nunca amanezca, La oscuridad absoluta saliendo de mi alma.
Quiero mañanas donde tus ojos me miren y no mirarme en ojos desconocidos o en los ojos vacíos de mi espejo.
Ahí no me conozco ni me encuentro.

Cada noche lloro un poco

Unas lágrimas furtivas por un amor perdido.

Salva, el fotógrafo. Nunca fuiste mío. Teníamos fecha de caducidad. Creía que el amor era para siempre. Bendita inocencia la mía, que me hizo amarte tanto.

Ojos miel enormes que me siguen acechando. Están en las paredes blancas, no sé porqué sólo en las blancas. Tengo que pintar mi casa de muchos colores, quizás así consiga olvidar tu color.

Nuestra primera canción... Me la cantaste tú. Recuerdo cual fue, pero no quiero...
 No puedo aún decirla. Duele demasiado. 

Decías que yo era triste y no fuiste capaz de ver lo feliz que era a tu lado. Sólo mirándote se me llenaba el corazón de dicha. Cuando te recuerdo siempre sonrío.

Estarías contento ahora que si que soy una mujer feliz.
Poco piadosa con tu género, dura, guerrera. Me convertiste en una fiera sin fe. Lástima que no puedas ver tu obra. Hiciste un buen trabajo.
No te guardo rencor.
Por dentro sigo igual de tierna y la rabia no conduce a ningún sitio. 

Mi locura no es contagiosa. Me vendría bien un poco de tu cordura.

Nadie debería dejarte por whats cuando te ha hecho el amor el día antes y rematándolo con un "te quiero. Todo irá bien".

¿Qué pasó? El desconcierto es lo peor. Te sigo amando.

Quiero noches eternas y besos con sabor a versos por las mañanas


Silvia. Metro setenta y dos. 83 kilos. Valencia.

El metro va lleno.
Como siempre.


"Es por ti que soy un duende
cómplice del viento
que se escapa de madrugada
para colarse por tu ventana" -canta bajito

Quiero escapar pero nunca seré un duende. Prefiero ser un gigante. Una mujer montaña aunque me siento pequeña. Creo que perdí altura y ya no es que fuera muy alta.

Quiero colarme por una de las ventanas que esperaba que construyeras para mi. 
Espere tanto como pude, pero no quisiste o no pudiste hacerme ninguna. Ni siquiera una tan pequeña como yo, una en la que cupiera mi alma de duende.

Cada noche lloro un poco

Unas lágrimas furtivas por un amor perdido.

Esteban, el cabal. Hace sólo unos días que me alejé de ti. Extraña partida la nuestra. Aparecí en tu vida por sorpresa y supongo que te asalté. Me declaré en la primera cita, ya estaba enamorada. No te asustaste, tú que lo analizas todo, y estuve perdida. Te quise más.

No hubo promesa, ilusiones ni desengaños.
Así son las cosas,  aunque odiabas la frase, es la que mejor define lo que sucedió sólo en mi cabeza. Algún beso inmensamente tierno y dulce, algún café y muchas conversaciones donde filosofamos sin cesar.

Me encanta tu mente, tu sonrisa, como te muerdes el labio, como te subes el cuello de la camisa, el tacto tan fino de la piel de tus manos.

Yo me llené de adjetivos, tú conjugaste y analizaste mi amor.
Ahora ya da igual
 No hay hueco para mi
Hay que aceptar lo que no puede ser.

Claro que te extraño. Lo primero que me enseñaste es que para amarte tendría que extrañarte pues no estabas.
Nadie debería no dejarte diciéndote que ya vivió un gran amor anterior a ti. 

¿Llegué tarde? La incertidumbre es lo peor.
Te amo.

Quiero grandes ventanales y puertas abiertas. Que quepa todo el amor que siento y pase como el viento.
No quiero conformarme con persianas bajadas aunque queden rendijas abiertas.
No dejaré de soñar. Hasta soñaré que algún día seas tú quien me busque
Yo ya no puedo
Me quedé sin fuerzas


Amparo. Metro sesenta. 53 Kilos. Barcelona

El metro va lleno.
Como siempre.


"¿Porqué soy yo la de la mala suerte?
Corre corazón
No mires atrás
¿Con quien se queda el perro?" -canto bajito. Frases sueltas. Inconexas.

No tengo tanta mala suerte.
Tengo salud, mi hijo, familia y unos pocos buenos amigos y a todos los AMO.
El corazón me corre sólo con un suspiro. Es un don.
Atrás no queda nada.
Y no tengo perro. Siempre quise uno.
Siempre quise muchas cosas...

Cada noche lloro un poco

Unas lágrimas furtivas por un amor perdido.

!Que bien te ves!
¿Qué a quien amo o amé?
Jaja
¿De verdad creías que te lo iba a contar?

Me encantan los melocotones pero no los como porqué no soporto tocarles la piel.


La espera es lo peor
¿O no?

;)




¿El amor es eterno?
¿Se puede amar varias veces en una vida?
Conozco las respuestas
Si me lo pides te las susurraré al óído




14 comentarios:

  1. Me gustaron mucho los relatos, la observación es un arte y lo que se desprende de esa observación lo es más, solo una cosa me llamó la atención, digo, el nombre de la gente, hacia donde va y de donde viene son datos que nos pueden dar una idea de quienes son en realidad, pero que obsesión con el peso jaja, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Hermano poeta, me ha hecho mucha ilusión nuestro reencuentro, Confieso que te perdí la pista y te extrañaba. Respeto a la presentación de las mujeres, fue un guiño y un poco crítica a como nos presentan a los solteros en las páginas sociales, y que conste que yo no estoy en ninguna
      (al menos por el momento ya que no tengo nada en contra de ellas), pero fruto de esa observación que mencionabas, me di cuenta que, sin generalizar, las mujeres solemos mentir sobre nuestro peso y los chicos sobre las altura y por eso puse los dos datos añadidos a la ubicación.
      Me alegro que te guste
      Muchos besotes

      Eliminar
  2. Muy buena esa idea de unir los pensamientos de cuatro mujeres que comparten el mismo espacio y sentimientos similares. Lo escribís con frescura y logras que uno se identifique inmediatamente con esas mujeres que están junto a uno y solo hay que saber mirarlas. A la que más conozco es a la última, ;) y su declaración de vida me parece perfecta. ¡Me encanto Amparo, siempre logras transportarme a tu mundo lleno de sentimientos que expones sin ningún remilgo y con mucho talento!
    Abrazos enormes mi muy querida Amparo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirta. Estoy teniendo unas ideas nuevas que quiero ir experimentando y me hace muy feliz que tengan buena acogida, pues es sólo el principio y me anima a seguir por este nuevo camino. A mi también me encanta tu declaración de vida y vos misma que sos un ejemplo de como vivir y de persona. te quiero Mirta

      Eliminar
  3. Me encanta Amparo, y seguro que lo sabes. El sujeto que dijo tuvo ya un gran amor, fue horriblemente sincero, pero es que hay que perdonarlo porque no estaba preparado para otra cosa. Un día que me pase por Barcelona voy a llevar melocotones y yo me encargo de pelarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola profe. Creí que te gustaría, después de todo está muy conectado a las lecturas de tus blogs y me sirve de ensayo para descriiibir un mismo sentimiento desde ángulos de vista diferentes. Me enterneciste con el detalle de los melocotones. Pero no me sorprende, sólo tú podrías darte cuenta de lo a gusto y feliz que me comeré uno cuando no tenga que tocar la piel. Te cojo la palabra y te espero Muakkk. Te kiero

      Eliminar
  4. Jaja, qué mala eres, y qué buenísima..Me encanta porque nada hay blanco o negro, nada que sea perfecto puede ser plano..Por eso estas mujeres tienen dones y debilidades, por eso tratan de encajar hasta que parecen haber llegado al estado de esperar que algo valioso encaje en ellas..Así es el mundo cuando hay perspectiva, y el amor cuando ha habido desamor. Escribes que ese don que atrapa, casi mágico o mágico..!! Genial, Amparo, mi querida geniecilla..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eins ángel que no eres imparcial, pero me encanta que te guste y esa dualidad marca nuestra escritura ángel. Muchos besitos mi niña linda. te quiero mucho

      Eliminar
  5. Preciosa composición de sentimientos y pensamientos que tenemos cuando viajamos en el metro.
    Yo también viajo en metro.
    Un beso amiga mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanjo. Me alegra que te guste. Yo tengo una hora de ida y vuelta al trabajo cada día en metro, así que es casi mi despacho para escribir y un diamante para observar. Hay que mirarlo por la parte positiva. besazos amigo mío

      Eliminar
  6. He podido verlas, ahí, en el metro. He sentido sus miradas mientras pensaban. Y todo lo he conseguido leyendo tus palabras. Se me ha quedado el querer saber más dentro, no sé si por mi curiosidad lectora o porque hay que confesar que todos tenemos alma de maruja.

    Muy bonitos microrrelatos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Irás sabiendo más de ellas, creo que tienen mucho que contar y como tú, yo también tengo curiosidad de saber que les pasó para añorarlos tanto. Muchos besitos querida

      Eliminar
  7. Especial esta entrada. Esa combinación de relato canción que en fin de cuentas es un tipo de poesía _me recuerda un libro que tengo a más de medio leer_ me ha gustado mucho. Muy amenos los relatos y reflejan muy bien como juegas con los sentimientos y como eres capaz de reflejarlo haciendo que el lector conecte con tus textos. Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña linda. Me alegra mucho que te guste. Muchos besitos y feliz semana Lumy

      Eliminar