domingo, 27 de julio de 2014

PUERTAS Y VENTANAS


Sabéis que a veces hago algún inciso, para reflexionar o contaros algo personal.
Hoy es uno esos días.
Últimamente me hablan mucho sobre puertas y ventanas...
Principalmente mensajes tipo:
"Se cierra, una puerta se abre una ventana"
"Se abrirán otras puertas"
Ect...


Quienes me conocen saben que me fascinan muchas cosas. Algunas son: árboles, gárgolas, puertas de madera y postigos o cerrojos.

El caso es que acabo de llegar a casa tras pasar un magnífico fin de semana con mi familia y mi pequeño sobrino, que él no se entere por eso de que ya es grande. !Y vaya si lo es!. He tenido conversaciones con él más filosóficas a sus siete años que en los últimos tiempos con muchos adultos. Los niños son sabios. Hay que escucharlos. Aunque él no me habló de puertas.

Llegué a mi casa y mi primera parada fue en la cocina, pues mi hermana es un cielo, sabe que me olvido de alimentarme y vengo cargada de comida. Y... !Puf!

Choqué con la puerta abierta del armario que mi hijo, antes de irse, olvidó cerrar.
Golpes y caídas son habituales en mí. Vivo ajena al mundo y tropiezo a menudo, en todos los sentidos, pero este accidente en concreto me dejó desconcertada, y no sólo por el dolor del golpe.

Me fui al baño a observar las consecuencias del impacto y mi ceja derecha sangraba abundantemente y mientras me curaba y me limpiaba la herida, varios pensamientos acudían en mi mente tan ordenadamente que me asombré. (Creo haberos mencionado también que mis pensamientos siempre son caóticos y van de un  lado para otro a la velocidad de la luz):

- La puerta se cerró definitivamente, y en efecto se había abierto otra, pero consecuencia de esa abertura tenía una cicatriz en la ceja, que espero no vaya a más, o el jueves en que presento a Nina en Barcelona, luciré un hermoso ojo lila, ¿Debería cambiar pues el vestido para que combine con el ojo?

-Me he hecho una cicatriz justo al lado de otra, que ya tenía en el mismo sitio, de cuando tenía doce años y que me enseñó a ser paciente y no correr. ¿Es casualidad? ¿O de nuevo me recuerdan los hados que debo esperar a que las cosas sigan su ritmo? (No soy demasiado paciente. Lo quiero todo y lo quiero ahora. Como Nina)

-Conoceré a un constructor de ventanas. Será lento y esquivo y tendrá mucho trabajo; aunque mi corazón me dice que construiría grandes y preciosos ventanales, duraderos y de los que no envejecen ni se echan a perder. ¿Debería seguir esperando esa ventana tan especial toda esta vida? ¿O mejor lo dejo para otra?

Mis conclusiones finales, quizás porqué me duele hasta el ojo, son:
 -Reñiré a mi hijo por no cerrar las puertas, es un adolescente y espero que aprenda a cerrarlas con mayor rapidez que yo y a no abrirlas para mirar lo que hay detrás
-Intentaré con todo dolor cerrarlas yo también y dejarlas cerradas. 
-Esperaré a que se abra una ventana.

Mientras, las puertas de mi casa están cerradas, no quiero que entren.
  Las ventanas están abiertas por muchas razones; porqué hace mucha calor, porqué me encanta el vientecito que entra, porqué las vistas son preciosas, porqué me pueden quitar muchas cosas pero no permitiré que me roben la ilusión, porqué no dejaré de soñar, porqué soy libre y sigo viva.

Sólo tengo otra cicatriz

20 comentarios:

  1. ¡Todas las ventanas bien abiertas!!! Sobre todo las de tu hermoso corazón.
    Un abrazo super gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirta. Abiertas están y mi puerta siempre abierta para vosotros!!

      Eliminar
  2. Los golpes a veces ordenan las ideas. Y muchas veces, es cierto, vemos más claro después de trastabillar. Dejar las puertas abiertas muchas veces es malo, porque lastiman y dejan cicatrices que a veces no cierran por vuelves a darte con la misma puerta. Cerrarla es todo un dilema, tal vez necesites algo que hay de´ras de ella. pero no esperes que tu vida cambie. Uno aprende pero no aprende, solo lo dice y al final continua haciendo las mismas cosas porque se es de una manera y es muy difícil tomar el camino contrario Al fin tan solo es una nueva cicatriz, y el aire fresco que sopla or la ventana entreabierta te refresca y te da el impulso necesario para seguir adelante. Se feliz. Un hermoso retrato muy fiel a tu personalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Alberto, siempre me asombran tus reflexiones, por su intensidad y sabiduría. En este caso, aún más, pues es una entrada muy personal y es un momento de muchas decisiones. dar otro paso siempre produce inquietud, pero lo más importante para mí de tus pensamientos es ese deseo que comparto de "ser feliz" y con puertas cerradas o abiertas, estoy empeñada a conseguilo, a pesar de las cicatrices.
      Muchos besos, mi querido amigo

      Eliminar
  3. Iba a dejarte un comentario, pero Alberto lo ha dicho por mí; déjala siempre entreabierta, aunque te dañes la ceja. Suerte el jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias jueves por el consejo, por los buenos deseos hacia mí y por estar siempre ahí. Muchos besos profe. Te adoro

      Eliminar
  4. Me gusta que la vida fluya libremente, así que mis puertas y ventanas siempre están abiertas, a menos que la situación exija lo contrario. Esperemos que tras echado el cerrojo se abra otra puerta o una ventana para que nada se interrumpa. Muchas suerte el jueves con tu presentación. Te mando chispitas de felicidad y mis mejores deseos para ti y tu Nina amada. Un gran abrazo, querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña, sé que tras esta nueva etapa volveré a abrir puertas y las ventanas nuca las cerraré. Sólo es otra parte del camino y todo pasa, nada queda.
      Muchas gracias por tus lindos cariños y deseos que recibo con gratitud y felicidad

      Eliminar
  5. Pasa mucho de golpes y no esperes a que se abran las ventanas...Tus ventanas sólo pueden estar abiertas de par en par sean cuales sean las consecuencias siempre son mejores que la estrechez del encierro. Si son buenas, las disfrutarás, si son malas, ahí están los baños y las aguas oxigenadas jaja Besotes y mucha suerte con tu proyecto del jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Eso es ángel. Una buena cura y como nueva a por otro chichón. que no se diga que no lo intenté. y al menos, la cicatriz ya casi no se nota y de peores he tenido.
      besos mi linda amiga, te llevo conmigo el jueves.

      Eliminar
  6. Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana, por eso hay que tener paciencia y disfrutar el presente a pleno que la vida nos sorprende a cada momento y recordar que “Todo tiene una grieta y por ahí es donde entra la luz”. ¡¡Hermosa te deseo lo mejor el jueves y mucho Éxito!! ¡¡ABRAZOTES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Leonardo:
      Muchas veces la luz que entra por esa grieta es la tuya. la inspiración que recibo de tus frases y el cariño que siempre dejas en tus comentarios. Un abrazo enorme!!

      Eliminar
    2. ¡¡Es muy bonito lo que me dices!! ¡¡Te mando un Beso inmensamente Gigante!!

      Eliminar
    3. Solo es la más pura verdad, amigo mío!!! Feliz fin de semana!!!

      Eliminar
  7. Una entrada muy bonita, metaforica presentada dentro del cotidiano. Yo creo que la vida es asi y tenemos que aceptar todas las cicatrices porque nos demuestran que hemos vivido, hemos experimentado y hemos aprendido. Un abrazo muy fuerte y suerte con las presentaciones del libro! Y presentate asi como eres, porque tal como se enamoraran de la personalidad de Nina te veran a ti tambien muy especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias mi linda Sandra. Eres una se esas personas hermosas que la vida nos pone en el camino para regalarnos sonrisas y felicidad. besitos

      Eliminar
  8. Pues mira tu, guapa, que creo que disfruto más tus entradas cuando te pones "terrenal", cuando reflexionas en voz alta por lo que te pasa a tu alrededor. Tu poesía es preciosa pero así te disfruto más, te noto más cerca. Cuídate esa ceja y mantén los ojos abiertos, las puertas y las ventanas se abren y cierran a voluntad, en nosotros está no estamparnos contra ellas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !De verdad Juanan que me has puesto una sonrisa de oreja a oreja! y es precisamente porqué siempre que leo tu blog me encanta esas reflexiones que saces de la cotidianidad. En lo que más me gusta de tu forma de escribir. Haces que lo rutinario sea especial y que todo sea importante, así que me siento muy honrada con tu comentario, pues viene de una persona a la que admiro y aprecio mucho.
      Muchas gracias compañero y un besazo

      Eliminar
  9. Pues ya siento lo de tu golpe y la herida que te produjo (mi marido es igual de descuidado que tu hijo, se deja todas las puertas de los armarios abiertas), pero al final tu pensamiento ha sido muy positivo, y eso es lo que cuenta, que ya sólo tienes esa cicatriz de cuando eras pequeña.
    Comparto tu post muy gustosa, Amparo, para que cunda el ejemplo y el buen humor, aun tras los golpes. Y eso sí, las ventanas abiertas, incluso las de Windows, jeje.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias mi querida compañera, y suerte tenemos de seguir con nuestras cicatrices y despistes tesoro. Un abrazo y feliz domingo a ti también

      Eliminar